jueves, 9 de julio de 2015

57.7


Esta maldita frase me está salvando la vida. O destrozándomela, según queráis verlo.

Estoy cansada. Cansada de no perder peso. De hacerlo healthy y que no pase absolutamente nada. De mantenerme, un día 300 gramos menos, al día siguiente 500 gramos más. Y así desde Enero, que llevo dándole vueltas sin parar.

Me dan ganas de rendirme. MUCHÍSIMAS. Lo único que funciona es el ayuno. 

¿Y qué debo hacer? Muchas me habéis dicho que paciencia. Llevo siete malditos meses teniendo paciencia. La paciencia no sirve de nada, no a estas alturas.

¿Qué otra opción me queda? ¿Ayunar? ¿Vomitar? ¿Hacer ejercicio? No sé, dadme ideas. Porque lo único que se me ocurre para seguir adelgazando es eso.

Cuando llegué en Enero pesaba 61 kilos. Vale, ya está, ya pasó. Olvidado.

En dos o tres semanas conseguí llegar a 57 (con ayunos, claro), pero subí a 58 y desde entonces, así estoy. Lo más bajo que llegué fueron los 53.8 kilos, ayunando, claro. Pero también, en cuanto vuelves a comer engordas. ¿Alguna solución?

He pensado que si no puedo hacerlo bien por lo healthy, por lo menos iré ayunando, porque estoy cansada de siempre el mismo número. Prefiero sufrir por subir de peso después de un ayuno, después de tres días de comer, tomarme una sopa y engordar. Sí, prefiero eso. Al menos veré que los números se mueven.

Pero es que estoy harta, tan harta. De mis costillas, que ya no las veo, de mis huesos de la cadera, que ha desaparecido. Mis clavículas. Ya no están.
Está todo cubierto por grasa. 

No voy a permitirlo.

Ayer hice un semi-ayuno. No comí hasta las 6 de la tarde, merendé con mi madre un poco, y cené dos o tres cucharadas de verduras. Hoy lo voy a hacer bien, lo haré en serio.

No quiero seguir así. NO PUEDO.

2 comentarios:

Hate dijo...

Yo lo que alucino es ver la fuerza de voluntad que tenéis muchas para ayunar, porque yo no doy, soy un desastre.

Estoy en el mismo punto que tu... en invierno, por el frío y tal (no tengo calefacción entonces mi cuerpo gasta más para calentarse) estoy en 42, 42.3 más o menos y ahora estoy en 43 ¬¬ y odio esa puta cifra. Además de que la cago siempre y claro, la bulimia de mierda no ayuda (perdón por el vocabulario).

Respecto a lo que me has dicho, no busco el thing gap ese o como se diga, simplemente perder centímetros. Por encima de la rodilla perdí bastante, por eso hay esa separación y por la parte delanbtera y trasera del muslo estoy dura (de correr y hacer ejercicios de musculación) pero el lateral interior y exterior me cuesta más supongo que por genética de que tu y yo acumulamos la grasa maldita ahí. Aun así he de decir que está más firme esa zona que antes. Supongo que paciencia y claro, la alimentación... con este problema me cuesta, lo intento pero pfff...

Paciencia y seguir luchando tía porque otra cosa no nos queda...

Muchos besos!

Noa dijo...

Bueno, no sé si te ayudará, pero mira:
http://www.vitonica.com/entrenamiento/la-tumba-metabolica-que-es-como-evitar-caer-en-ella-y-como-salir-si-ya-estamos-dentro

Espero que te sirva, igual tu metabolismo necesita estabilizarse un poco: está en modo reserva y restringir más, te va a llevar a empeorar la situación.

Cuídate.