viernes, 3 de abril de 2015

El juego ya no tiene ni p*** gracia.

¿Os acordáis de mi entrada súper trágica sobre el amor y el sexo?

Sobre mi soledad, mi necesidad de recibir atención masculina, mi soberbia y mi frase estrella:
'Si no me lo das tú, me lo dará otro'.



Bueno, eso último no lo dije, pero es una expresión que tengo MUY interiorizada. Tanto que me lo creo.

Y bueno, del chico ese. Llamémoslo... ¿E? Venga, va. Con lo que nos gustan las letras por aquí.
Estoy mal con mi novio hace un buen rato, ya sabemos que pasa lo de siempre, yo vuelvo a vivir con mis padres, vuelvo a estar deprimida, frustrada y mi desorden alimenticio vuelve a asomar su cabecita.
Él está muy ocupado, trabaja mucho, estudia mucho, mucho lío, blah, blah, blah.


Hace unos años, cuando mi TCA empezó a golpearme con fuerza, cuando estaba suicida, me cortaba, pastilleaba, vomitaba y ayunaba (¡ah! ¿os acordáis de cuando me castigué sin beber agua?), él no sabía reaccionar, así que básicamente huía. Imaginaos ahora esa misma situación, pero con la excusa de tener mil cosas mejor que hacer
 - que ver cómo me ato la cuerda al cuello.


Al final salí sola y no me hizo falta su ayuda, ni la de nadie.

Que haya vuelto a caer es circunstancial.


Pues  en una de esas casualidades de la vida, retomo el contacto con un viejo conocido, con la diferencia de que esta vez hay mucho feeling. Mucho más del que creí que tendría con él.



Lo que en un principio parecía que era un tonteo muy tonto -por mi parte-, se me está yendo de las manos de mala manera. Llevamos unas semanas hablando todos los días, todo el día. Cuando no me dice algo por facebook me lo dice al whatsapp.

Si he llegado bien a casa desde el trabajo o si he pasado buena noche. Que si he comido bien. Que le gusta mi pelo, mis ojos, mis dedos y mi cuerpo.
También que le gustaría acompañarme y abrazarme mientras duermo.
(todo eso que debería hacer, o por lo menos decir mi novio, que para algo está)


Que sí, muy gracioso todo, eso desde el tonteo es hasta entretenido (me gusta trollear a los chicos para que me digan cuatro tonterías que me hagan sentir deseada).
Vamos, ya lo he hecho varias veces y todo es tan inocente, después paso de él -o él pasa de mí- y todo vuelve a su cauce. Y no ha pasado nada.


Digamos que es una forma de entretenerse mientras tu novio vive a 400km y no te ve. Así al menos te ríes, te ilusionas y, con suerte, hasta te emocionas -un poquito.
Pero muy poquito, porque yo no me emociono por gilipolleces.




Porque en realidad, te quiero no significa nada  - perdió el sentido hace mucho.
Te amo ya no me hace temblar  -  es repetitivo, no importa qué labios lo digan.
Que quieras estar conmigo no me importa  -  nadie quiere estar solo.
Y que te la pongo dura  -  ... sin comentarios.

Estoy dejando de sentir.


Las que hayan vivido una relación de larga duración lo saben.
Que el principio de las relaciones es algo idílico, las mariposas en el estómago, los labios buscando desesperados a ser correspondidos, las manos acariciándose sin parar, ese imán en el que se convierte tu cuerpo, que busca al otro. Es todo pura desesperación, emoción, felicidad.
Una montaña rusa de sentimientos.

Pero eso acaba.


Eso yo ya lo viví, con mi novio.
Y por muy mal que estemos, y yo realmente no tengo intención de volver a repetir todo eso.
El problema es que E está desesperado por vivir eso, por cierto, conmigo.



Hoy sentí un gran golpe en el estómago (mi conciencia tiene vida propia), cuando E me dijo que me echaría muchísimo de menos cuando me vuelva a Madrid en verano.
Que lo había estado pensando y que quería ir conmigo, que si yo necesitaba mi espacio podríamos vivir en casas distintas, pero que quería verme, estar juntos.
Que quería intentarlo.



En fin, dejando de lado que es una locura y que posiblemente nunca nunca de los jamases pase, (y sí, sabe que tengo novio), lo que más me sorprende es que un chico que antes me quería y yo pasaba de él, que ahora me esté diciendo esto.
Cuando ya sabemos lo mucho que le insistí a mi novio en ir a vivir juntos cuando estaba tan deprimida - y tan suicida.

En fin.
Jaded - Aerosmith:

https://www.youtube.com/watch?v=qbexOeoH5hg


Ojalá no me hubiera llevado tantas hostias por parte de la gente.
Quizás me abriría más, quizás sería hasta feliz.





5 comentarios:

Seda dijo...

Las hostias te hacen ser mas prevenida y precavuida.

Y no, no me creo que siempre oase eso. Ese sentimiento opuede durar meses años o decadas, depende de la pareja, depende de la quimica, y no depende de la suerte. Hay que currarselo dia a dia y no relajarse.

Claire Kershaw dijo...

No hay nada peor que sentirse mal adentro de una relación y siempre hay uno que ama más que el otro.
Y creo que E es otro tema, me parece que se ilusionó demasiado y aunque es divertido ese juego (de tener a ese alguien que te da lo que tu pareja no), deberías aclararle bien las cosas para que no se lleve de ilusiones.
Besos.

Roomi. dijo...

Hola linda, por acá estoy poniendome al día un poco. Respecto a esta entrada, Seda tiene razón, las experiencias como esas suelen hacernos más precavidas y no es necesariamente algo malo eso. Solo hay que saber darle su lugar al momento de tomar una decisión y no dejar que el pasado nos empañe toda la visión que tenemos del presente.

De todas maneras, es de lo más entendible esto que decís, especialmente teniendo a tu novio tan terriblemente lejos. Supongo que lo que yo haría en tu lugar -y según lo que leí en las entradas anteriores-, es seguir tonteando con este chico, y si en algún momento hay ganas de que pase algo más, que se dé, que sea espontáneo; ya después 'todo vuelve a su cauce', y que San Tinder consiga un nuevo chico para hablar si el flaco en cuestión se enamora o algo y vos no querés saber nada.
En fin, hay muchas cuestiones y opciones actually, pero ser feliz -o algo parecido- no está fuera del alcance de nadie. En mi caso, la felicidad va más del lado de hacer lo que quiero en el momento y disfrutar de las cosas que van surgiendo en el camino, así que si te doy un consejo, es que aproveches el momento a lo yolo.
Un beso grande ♥

Joane Pensativa dijo...

Yo hace bastante tiempo que ya soy insensible para la mayoría de cosas... no te lo recomiendo, trata de cambiar eso. Sobre este chico, por lo menos es pícaro, sabe cuándo y cómo «atacar».
Como dice Seda, las hostias te hacen coger cierta distancia con las personas, pero esto también es un impedimento, según creo yo.
Besis ;)

Ro dijo...

Te entiendo mucho, llevar tanto tiempo con alguien y sin cuidar adecuadamente la relación se vuelve tóxica y a la larga nos desgasta.
Lo del chico nuevo, me parece que se ha ilusionado mucho y muy rapido, y los extremos tampoco son buenos, además si no te gusta no le hagas esas ilusiones.
A mi tambien me cuesta entender cómo alguien que ha llegado hace poco a nuestras vidas sería capaz de hacer cosas por nosotras que ni siquiera nuestros novios fueron capaces de hacer, pero eso también ocurre porque en algun momento nos ilusionamos pensando en recibir lo mismo que entregamos.
Como dices, siempre hay alguien que ama más y que es capaz de dar por el otro el doble.

Como dicen las chicas mas arriba, arriesgate y disfruta el momento, no te enrolles y haz cosas espontáneamente. Es lo mejor

Un abrazo