viernes, 23 de enero de 2015

60 - O te lo tomas en serio, o te dejas de quejar.


Estoy falta de motivación.
He descubierto algo terrible, algo llamado Autoestima.
Algo completamente opuesto a querer/tener que hacer dieta.

-'Pero si no estoy tan mal', es mi premisa.


Y así pasan los días.
Por lo menos ahora mi dieta es relativamente más sana que cuando estaba en Madrid.
Desayuno, como y meriendo. No suelo cenar salvo rara vez en alguna ocasión especial.

Como más verduras, COMO, como comida real.
Esa comida a las 2 o 3 de la tarde me está salvando, antes me saltaba esa comida y llegaba a las 5 del trabajo y arrasaba con croissants, bollos, nutella, chocolate... Y así estoy.

60 kilos.

60 kilos de 'no estoy tan mal', pero no estoy bien, no me siento a gusto conmigo y me da vergüenza que me vean. De que la ropa no me cabe o me aprieta, de mis michelines, mis lorzas.
De no estoy contenta, pero tampoco me quiero esforzar.

Necesito mano dura conmigo misma.

Contar calorías, llevar un intake diario, y sí, posiblemente escribir todos los días. Hacer ejercicio.

El estilo de vida sedentario es la muerte. Pasé de 55 kilos con músculo a 60 kilos de grasa. Sentada todo el día, delante del ordenador, trabajando o haciendo el gilipollas. El invierno, el trabajo, el no tener internet o lo que sea... Pero no he hecho ejercicio desde la última vez que lo dije en este blog. Puede que nos remontemos a Octubre.

Las cosas tienen que cambiar, este finde me apretaré las tuercas, y puede que me auto-someta a una sesión de re-educación (al estilo Naranja Mecánica), viendo thinspos y demás mierda enfermiza.

O todo o nada.
Estar enferma o estar gorda, yo decido.


5 comentarios:

Pro yo dijo...

Pues igual estoy yo, igual hasta de números... qué vergüenza. Pero siempre se puede volver a adelgazar, ya sabes... es nuestro pasatiempo, por lo menos el mío... mi cabeza va a mil por hora, no sé qué sería de mí si no pudiera contar kcal, planificar intakes y calcular los días que debo restringir para alcanzar un peso que me guste.
Esto es un puto bucle.

Loreto Webster dijo...

Estaba re complicada pensando "pero, invierno?, si estamos en pleno verano", y recordé que vivimos en hemisferios diferentes jajaja...

yo igual subí otra vez, comiendo gilipolleces fuera de casa.. eso..

Un abrazo gigante c:

Daniela dijo...

Hola...
Creo que la definición de autoestima es lo que somos dividido entre lo que esperamos o queremos ser, mientras más lejos este lo que somos de nuestras expectativas la autoestima es más baja... O algo así.
Por mi experiencia, creo que los cambios radicales funcionan raramente; es mejor ir de a poco, así los cambios duran más tiempo y se vuelven permanentes. Sólo se necesita paciencia...
Si estas ocupada por tu trabajo. Mi consejo sería que hagas STEP, busca sesiones por internet y puedes hacerlas, quema calorías y es divertido. Esa sería mi recomendación.
Te comprendo: Tb me me digo si prefiero estar enferma o gorda, y lamentablemente ya imaginaras mi respuesta...
Saludos. Te deseo suerte.

El Príncipe Destrozado dijo...

Es difícil porque uno intenta no pensar demasiado, hasta que lo hace, por lo que sea. Porque se siente hinchado. Porque siente que ha comido demasiado. Porque su estómago no digiere una mierda. Y eso es un problema. UN problema grande pero del que acabamos sucumbiendo como energúmenos y haciéndole caso.

Qué te voy a decir si yo estoy igual. Que si me dejo, subo peso. Que si no vomito, subo peso. Que si no controlo, subo peso. Y todo eso deriva en rabia y en decir: A la mierda, me da igual morirme, al menos será por algo.

¿Para qué?

Para nada, pero así somos de idiotas. Habrá que querernos de esta forma.

Phoenix dijo...

Me ha recordado bastante a mí esta entrada. Porque durante el pasado curso escolar engordé 10 kilos únicamente por vida sedentaria + comer mierdas, solo que yo en ningún momento pensé lo de que no estoy tan mal. De verdad que lo de mano dura es lo mejor. No apunto todos los intakes ni cuento calorías a raja tabla, pero si me obligo a subir escaleras, a hacer ejercicio aunque no tenga ganas, a ponerme a estudiar en vez de comer y esas cosas (con algún atracón de por medio, tengo que reconocer >.<) y la verdad es que es lo mejor. Obligarse a hacer cosas en vez de estar tirada en el sofá. Ánimo, verás como recuperas las ganas ;)